Las altas presiones hidrostáticas, una apuesta histórica en el mercado canadiense

CETA-Hiperbaric-Altas presiones hidrostáticas

La relación de las industrias alimentarias canadienses con el procesado por altas presiones, se remonta a 2004 y tiene su origen en Ocean Choice International, donde Hiperbaric instaló la primera máquina del país para extraer carne de langosta. Desde entonces, hemos instalado casi el 65% del total de máquinas HPP del país y tanto nuestra nueva tecnología, como el CETA y la fuerte apuesta de sus empresas por las altas presiones, facilitarán el mantener ese crecimiento sostenido.

La aplicación de las HPP en Canadá y los primeros años de actividad de Hiperbaric, son dos aspectos históricos indisociables. Han forjado casi 15 años de respeto, confianza y sólidas relaciones comerciales y que han contribuido a que las autoridades del país desarrollen estructuras para su gestión y control.

De hecho, el Gobierno Canadiense considera desde 2016, que los alimentos procesados con HPP ya no son nuevos para ellos a nivel de seguridad alimentaria y que, por tanto, ya no están sujetos a notificación previa conforme a la División 28, Parte B del Reglamento de Alimentos y Medicamentos

Una historia común…

Desarrollada y comercializada su primera máquina para el procesado por altas presiones de alimentos en 2002. Hiperbaric sólo tardó dos años en cruzar el Atlántico e instalar su primera máquina en Norteamérica, concretamente en la Isla del Príncipe Eduardo, Canadá. La empresa que se aventuró a utilizar las HPP para extraer la carne de langosta con una Hiperbaric 300, fue Ocean Choice International, una industria pesquera que, principalmente, procesa marisco y pescado de gran tamaño.

Figure 1. Utilización de las altas presiones para extraer la carne de langosta

Figure 1. Utilización de las altas presiones para extraer la carne de langosta

Después de esta, llegaron muchas industrias cárnicas (Sofina, Freybe, Viau Food, Maple Leaf, Golden Valley y Casa Italia), algunas pesqueras (Riverside Lobster y Westmorland Fisheries) y, más recientemente, las de zumos y bebidas (Well Juicery e Impress Juice). Canadá se ha convertido en el tercer país con mayor número de equipos para el procesado de alimentos por altas presiones, de todo el mundo.

Las compañías canadienses creen firmemente en el potencial de la tecnología HPP y no sólo a nivel industrial, sino también de investigación, de hecho, Hiperbaric tiene instaladas máquinas en 3 centros de I+D+i. Éstos trabajan diariamente en el desarrollo de productos innovadores y en el estudio de nuevas aplicaciones para las HPP y analizan cómo las altas presiones pueden ayudar en la prevención de brotes de enfermedades alimentarias a nivel global, causadas por diversos microorganismos patógenos (E. coli, Salmonella spp., Listeria monocytogenes, C. Botulinum, Vibrio spp., etc.).

Estos centros, con una reconocida experiencia en investigación y desarrollo de productos, son:

Un futuro prometedor…

El mercado de las altas presiones hidrostáticas en Canadá, como venimos comentando, sigue creciendo y se centra en productos cárnicos y del mar, sin embargo, otros como los zumos y bebidas van abriéndose camino.

Actualmente, Hiperbaric cuenta con 17 máquinas instaladas (casi un 65% de las máquinas HPP totales) en las distintas provincias canadienses, con capacidades que van desde la Hiperbaric 55, hasta la Hiperbaric 525 y aplicaciones en todos los sectores, incluido el de zumos y bebidas.

Figure 2. Imagen de productos procesados con máquinas HPP de Hiperbaric.

Figure 2. Imagen de productos procesados con máquinas HPP de Hiperbaric. Fuentes: sus web.

La llegada de la gama Hiperbaric Bulk, sin lugar a dudas, ayudará a incrementar las aplicaciones HPP en el sector de las bebidas, máxime cuando la empresa ya cuenta con una imagen de renombre en la región.

Otro punto que facilitará esa labor comercial entre Hiperbaric y las compañías canadienses es, por supuesto, el tratado de libre comercio CETA.

El CETA, un pacto de libre comercio

El Comprehensive Economic and Trade Agreement o CETA, es un pacto de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá que reduce las tasas aduaneras para un gran número de productos y que estandariza normas para favorecer las relaciones comerciales entre los dos territorios.

Recientemente, este tratado que ha contribuido a suprimir el 98% de los aranceles aplicados a la industria y el sector agrícola, a simplificar los trámites burocráticos y reducir los costes propios de los procedimientos aduaneros, ha cumplido su primer año y lo ha hecho con una mención especial a empresas de diversos sectores, con una trayectoria exportadora relevante, como Hiperbaric.

La Comisión Europea ha entrevistado a nuestra Directora de Aplicaciones y Comercial, Carole Tonello para conocer cómo ha ayudado el acuerdo a la entidad y, ha hecho un vídeo promocional que refleja nuestra antigua relación con este país.

“CETA makes us more competitive in Canada and makes it easier for us to expand into the Canadian market. It allows us to rival our main competitor, a US multinational.

Trade agreements are good for smaller companies like us, as we can now compete on an equal footing with large firms that have more resources to overcome the barriers to reaching foreign markets.”

 

Carole Tonello,

Commercial & Applications Director

 

Si quiere más información acerca de cómo aplicar las altas presiones a su proceso o producto, no dude en contactarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.