Beneficios del té para la salud gracias a las HPP

El té es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo. Esta bebida aromática se obtiene de la cocción de las hojas de la planta del té, cuyos beneficios para la salud han sido ampliamente estudiados. Bien conocido por las primeras civilizaciones, el té ha existido durante milenios, sin embargo, no fue hasta el siglo XVII que conquistó Europa y, posteriormente, el resto del mundo, siendo disfrutado en la actualidad por miles de millones de personas. La conservación del sabor natural y fresco de las bebidas comerciales a base de té puede conseguirse gracias al procesado por alta presión o HPP. Esta tecnología además, elimina los microorganismos patógenos y alterantes presentes en estas bebidas, al tiempo que preserva sus propiedades sensoriales, nutricionales y funcionales durante un tiempo prolongado.

El té es una de las bebidas más consumidas en el mundo. Es una bebida aromática preparada mediante la infusión de hojas de la planta del té (Camellia sinensis o Camellia assamica), a la que se asocian varios beneficios para la salud. En principio, sólo las infusiones hechas con las hojas secas (o brotes) de esta variedad son las que pueden denominarse como té, mientras que las infusiones de otras plantas se han de definir como infusiones de hierbas o tisanas.

Según cómo se procese la hoja de la planta del té, podemos obtener diferentes tipos de té: negro (fermentado), verde (no fermentado), oolong (semi-fermentado) y blanco (brotes con tricomas blancos, no- fermentado o semi-fermentado). El tipo de té más consumido en el mundo es el negro (75%), seguido del verde (15%). Los diferentes tipos de té se pueden preparar con agua fría o caliente, lo que da como resultado una bebida con diferentes perfiles químicos y de sabor únicos.

Cómo el té conquistó el mundo gracias a sus beneficios para la salud

El uso de la planta de té comenzó, al parecer, debido a sus beneficios para la salud y su uso como bebida se remonta miles de años atrás.

Según la leyenda, el descubrimiento de las propiedades estimulantes de la hoja de té se debe al emperador chino Shen Nung (2737 a.C.). Alrededor del año 800, las primeras semillas fueron traídas a Japón, donde el cultivo se estableció en el siglo XIII. Después, la evolución en estos dos países fue extraordinaria, fruto quizás del hecho de relacionar el consumo del té no sólo con aspectos técnicos o económicos, sino también con otros artísticos, poéticos, filosóficos e incluso religiosos, algo único en la historia de los productos de consumo humano,. Tal es así que el consumo de té en estos dos países, pero principalmente en Japón, supuso el Desarrollo de una ceremonia compleja, pero de gran trascendencia.

Su introducción en Europa tuvo lugar a principios del siglo XVII, como resultado del comercio existente entre Europa y Asia. Una vez que el té fue traído a Europa, los ingleses intensificaron y desarrollaron su comercio, popularizándolo en aquellos países donde la influencia inglesa fue importante, primero en los EE. UU. y luego en Australia y Canadá.

Los beneficios del té para la salud

El té es muy rico en compuestos biológicos como los flavonoides, aminoácidos, vitaminas o ácidos fenólicos entre otros. Debido a las propiedades antioxidantes de muchos de estos compuestos, que pueden neutralizar los radicales libres, que con el tiempo dañan al cuerpo y contribuyen a la aparición de enfermedades crónicas. Estos compuestos bioactivos se han ligado a muchos beneficios para la salud. Algunas investigaciones han demostrado que el consumo regular de té beneficia la salud cardiovascular mediante la regulación de los niveles de lípidos séricos y su efecto antihipertensivo. Además muchos investigadores han estado profundizando en los efectos del consumo del té en la prevención/control del cáncer, con resultados muy prometedores.

Para satisfacer tanto la sed como el gusto, los consumidores actuales buscan gamas de bebidas frías saludables e innovadoras. Por ello, las bebidas basadas en té son una estupenda alternativa para reemplazar a los refrescos tradicionales o a los azucarados tés fríos, ya que es una gran forma de apagar la sed e hidratar al cuerpo de una forma saludable.

Debido a que es un proceso frio, el procesado por alta presión (HPP en inglés) es una forma excelente de dar a estas bebidas, seguridad, sin alterar ni el sabor único ni el perfil fitoquímico. Someter a estos productos a alta presión hidrostática (4 000 – 6 000 bar / 400 – 600 MPa / 58 000 – 87 000 psi) elimina microorganismos perjudiciales y deteriorantes. Por eso, HPP mantiene las propiedades sensoriales, nutricionales y funcionales de las bebidas durante una vida útil mayor. Debido a estas ventajas, las bebidas HPP son el sector que más está creciendo dentro del mundo de la alta presión, suponiendo alrededor del 30% del mercado de comida HPP.

Siguiendo esta tendencia, más y más compañías están aprovechando los beneficios del té, manteniéndolos seguros con HPP. Por ejemplo, tanto Suja como Origin almond ofrecen mezclas con zumo, espirulina o matcha

Las infusiones también pueden tener compuestos saludables. Por ejemplo, las infusiones de flor de hibisco mejoran la circulación sanguínea y la digestión. Talina comercializa infusiones de hibisco procesadas por alta presión en cuatro sabores diferentes (original, menta, jengibre y piña)

Infusiones en frío gracias a las HPP

La nueva (y popular) forma de hacer té es sumergiendo las hojas en agua fría, o infusionado en frío. Aunque es un proceso más lento, el mayor tiempo de exposición permite una extracción superior de aromas y antioxidantes, produciendo un sabor más suave y rico, a veces más dulce, que la infusión tradicional. Además, como muchos antioxidantes y vitaminas son sensibles al calor, extraerlos del té usando agua fría conlleva una mayor retención de todos estos compuestos beneficiosos. La tecnología HPP es una opción excelente para garantizar la seguridad de estas bebidas frías manteniendo el sabor natural y fresco. Existe en el mercado una amplia gama de tés e infusiones infusionadas en frío, a veces mezcladas con zumos para balancear el sabor y la salud. Algunos ejemplos son I’m Tea de Fruity-line, Harbor Side de Back Bay Roasters, Bless, y Cham.

Manteniendo el flujo

Hasta hace bien poco, la tecnología HPP sólo estaba disponible para productos ya envasados (tecnología in-pack), limitando un poco la productividad debido al ratio de llenado de los equipos HPP. La Hiperbaric Bulk, una innovación mundial de Hiperbaric, permite procesar bebidas a granel antes del embotellado. A diferencia del típico proceso in-pack, el ratio de llenado es del 90% y por lo tanto se obtienen mayores productividades, de hasta 10 000 l/h (2 640 gal/h)

Ya que las bebidas son procesadas antes del embotellado, se puede usar cualquier tipo de material en el mismo. Es decir, las bebidas se pueden embotellar en plástico, vidrio, cristal, latas o materiales derivados del papel.

Si quieres saber más sobre la tecnología HPP (in-pack o in-bulk) y como mejorar la seguridad y Calidad de sus bebidas a base de té, por favor contáctenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.