La importancia de las HPP en una dieta saludable

El mercado evoluciona hacia tendencias de “etiqueta limpia”, como las dietas Paleo, Whole30 o vegetariano-veganas, así como hacia el consumo de snacks o alimentos “on-the-go” más saludables. Sin embargo la OMS advierte de que no todos los cambios en los hábitos alimentarios están motivados por la búsqueda de una dieta saludable y sostenible; muchos de ellos, van totalmente en contra. Las altas presiones hidrostáticas (HPP) apuestan por la dieta y la salud, descubre cómo.

Los principios básicos de una dieta saludable

Llevar una dieta sana y equilibrada es fundamental para prevenir enfermedades (diabetes, cardiopatías, accidentes cerebro vasculares,…), malnutrición y trastornos alimentarios diversos. Las dietas insalubres y la falta de actividad física están entre los principales factores de riesgo para la salud.

Esta afirmación es sobradamente conocida por todos y, sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “el aumento de la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y el cambio en los estilos de vida han dado lugar a un cambio en los hábitos alimentarios” poco alentador. El consumo de alimentos hipercalóricos, azúcares, grasas y sal, entre otros, ha crecido notablemente, mientras que se ha reducido de forma alarmante el de frutas, verduras y cereales.

Proporción de una dieta saludable

Proporción de una dieta saludable

Los factores socioeconómicos que influyen en la elaboración diaria de la dieta de cada persona y, por tanto en su salud, son numerosos y complejos: ingresos, precios de los alimentos, creencias individuales, tradiciones, factores ambientales, etc.; sin embargo, considerando todos ellos de forma individualizada, hay que intentar tener una dieta equilibrada que contemple los siguientes puntos básicos:

  • La ingesta y el gasto calóricos, deben estar equilibrados. Para evitar un aumento malsano de peso, las grasas no deberían superar el 30% de la ingesta calórica total.
  • La ingesta de grasas saturadas debería representar menos del 10% de la ingesta calórica total, y la ingesta de grasas trans, menos del 1%; para ello, el consumo de grasas se debería modificar a fin de reducir las grasas saturadas y trans producidas industrialmente, en favor de grasas no saturadas. ”Limitar el consumo de azúcar libre a menos del 10% de la ingesta calórica total forma parte de una dieta saludable. Para obtener mayores beneficios se recomienda reducir su consumo a menos del 5% de la ingesta calórica total.
  • Mantener el consumo de sal por debajo de 5 gramos diarios (equivalentes a menos de 2 g de sodio por día) ayuda a prevenir la hipertensión y reduce el riesgo de cardiopatías y accidente cerebrovascular entre la población adulta.

HPP, dieta y salud. Una asociación inevitable.

No obstante, el pensamiento negativo, no tiene cabida aquí, ya que la labor mundial de muchas entidades públicas y privadas, está moviendo conciencias y abre la puerta a la esperanza.

Los Estados Miembros de la OMS aprobaron en mayo de 2018, el 13º Programa General de Trabajo (PGT) de la Asamblea de la Salud, que se ha centrado en los puntos vistos anteriormente, pero llevan trabajando intensamente en esta materia desde 2004, cuando se adoptó la “Estrategia Mundial OMS sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud”, documento de referencia mundial para promover la alimentación sana y la actividad física.

Estrategias como ésta, pusieron en marcha numerosas actuaciones que a nivel local, regional e internacional, han contribuido a concienciar al consumidor acerca de la importancia de llevar una dieta saludable y le han informado sobre cómo conseguirlo. La creciente demanda de alimentos saludables, que conserven intactos sus nutrientes, que no tengan aditivos y cuya vida útil sea amplia, hace pensar que su duro trabajo empieza a dar frutos y la tecnología HPP (High Pressure Processing) contribuye de forma innegable a conseguirlo:

Las altas presiones hidrostáticas se asocian directamente con una dieta saludable, por varios motivos:

  • Permite la destrucción de mircroorganismos patógenos y alterantes de los alimentos, reduciendo e incluso eliminando el uso de conservantes, como la sal, ampliamente utilizados para prolongar la vida útil del producto.
  • Se pueden aplicar a prácticamente todos los grupos de alimentos siempre y cuando, estos tengan un cierto grado de A (actividad de agua) y mantienen intactas sus características nutricionales y organolépticas.
  • Alargan sustancialmente la vida útil de los alimentos, desde algunos días hasta semanas o incluso meses, contribuyendo a reducir el desperdicio de alimentos y promoviendo la alimentación sostenible y saludable.
  • Se aplica sobre productos ya envasados, o directamente sobre bebidas justo antes de su envasado (Hiperbaric Bulk), evitando re-contaminaciones de productos sensibles, como el pescado o la carne, susceptibles de portar Listeria o E.Coli, entre otros.

De hecho, estos son los principios por los que numerosas empresas en todo el mundo han apostado por esta tecnología HPP, ya sean industrias alimentarias o de bebidas, maquiladores o empresas de catering o restauración.

Productos HPP de algunos de nuestros clientes

Productos HPP de algunos de nuestros clientes

La apuesta mundial por la alimentación saludable es un hecho y desde Hiperbaric, seguiremos apoyándola, interna y externamente.

Recuerda que comer no es solo alimentarse, también es un acto social, que se aprende en familia desde la infancia, por eso:

  • Disfruta de lo que comes.
  • Educa, comiendo de todo y
  • Hazlo de forma equilibrada!

Si desea más información acerca de nuestra tecnología HPP o de cómo puede aplicarlas a sus productos, no dude en contactarnos; estaremos encantados de ayudar a desarrollar su idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.