El mercado asiático será el nuevo motor de crecimiento para HPP

Asia concentra la mitad de la población mundial y ha visto un importante crecimiento de las clases medias, principalmente en las ciudades donde no se preveía. Esto ha generado profundos cambios en el mercado asiático de alimentos y en los modelos de consumo, los cuáles han definido el marco perfecto para la Tecnología de Procesado por Alta Presión, que ofrece grandes oportunidades a aquellos que quieran dar el salto. Descubre cuáles.

El mercado asiático, una mezcla entre herencia y globalización

China es el ejemplo más conocido, pero casi todos los países asiáticos comparten un patrón de crecimiento poblacional exponencial, que se mantiene en el tiempo. Asia representa, aproximadamente, el 60% de la población mundial y tiene un promedio de edad de 31 años.

Figura 1: Media de edad por continentes. Fuente: Visual Capitalist

Figura 1: Media de edad por continentes. Fuente: Visual Capitalist

Esta población tan joven es la principal impulsora de la economía local ya que tienen mejores salarios que sus padres, hablan un inglés fluido y están muy conectados a Internet. Sin embargo, aunque son verdaderos ciudadanos del mundo y conocen las últimas noticias y tendencias de los Estados Unidos, estos jóvenes han desarrollado una cultura urbanita propia mezclando esos modelos de consumo occidentales con su tradición cultural.

Los jóvenes asiáticos consumen productos inspirados en sus ricas gastronomías tradicionales, pero a menudo bajo un modelo de negocio o formato de envase, de estilo occidental. Un claro ejemplo es ‘Bubble Tea’, una bebida prácticamente desconocido en los países occidentales, que obsesiona a los jóvenes asiáticos de la generación Z. Consiste en té negro, leche, hielo y perlas de tapioca, en su forma más básica.

Figura 2: Jóvenes tomando Bubble Tea. Fuente: Daily Hive

Figura 2: Jóvenes tomando Bubble Tea. Fuente: Daily Hive

Al margen de la edad, la comida en los países asiáticos es algo social que se relaciona con la alegría, por lo que se espera y elogia su calidad, una imagen que contrasta con los estereotipos existentes de gente comiendo en puestos callejeros o la falsa creencia de que dichas personas son de clase baja. La realidad es que comer en estos puestos es una tradición más que un tema de clase social, pero la tendencia en los últimos años ha cambiado en pro de la comodidad.

Actualmente, la clase media asiática opta por disfrutar de la comida bajo techo, preferiblemente en sus hogares, pero sin renunciar al sabor y la calidad de la comida tradicional preparada en la calle. Curiosamente, esta misma clase media no está acostumbrada a cocinar y eso contribuye a que crezcan los servicios de entrega a domicilio como Grab o Food Panda.

Este escenario ha sido un factor limitante clave para la industria alimentaria en Asia, pero también constituye una oportunidad única para las tecnologías de extensión de la vida útil, como el procesado por alta presión (HPP), que permite ofrecer productos de gran calidad, frescos y con amplia caducidad.

HPP, una realidad para el mercado asiático

La cultura social y las características poblaciones atribuyen al mercado asiático unas características muy particulares y alejadas de lo que a simple vista cabría pensar.

En una región del mundo que concentra la mayoría de las sociedades emergentes, que cuenta con aproximadamente 264 millones de personas viviendo en condiciones de extrema pobreza (datos de 2015) y donde los vendedores ambulantes ofrecen alimentos y bebidas frescos, a precios ridículamente bajos, parece que la tecnología HPP no tiene cabida, pero no es así.

Por un lado, no podemos ignorar los tremendos cambios que ha experimentado la región y que continúa experimentando, ya que la cantidad de personas que viven en la pobreza extrema ha descendido de forma espectacular. En 2002 eran 1.100 millones de personas y los ejemplos más llamativos de progreso son, la India que sacó a 271 millones de personas de la pobreza en una década y China, que redujo las tasas anuales de pobreza en un 2,33 % en promedio.

Por otro lado, los consumidores objetivo de alimentos preparados y de alta calidad para los que se desarrolló HPP son las clases medias que, como ya hemos señalado, han tenido un crecimiento sostenido.

A esto debemos añadir un aumento en las regulaciones alimentarias para garantizar la seguridad del consumidor y prevenir brotes que podrían tener una relevancia desmedida dadas las escalas de población.

Las industrias alimentarias necesitan nuevas tecnologías para cumplir con estas regulaciones tan exigentes y evitar brotes de Salmonella, Listeria o E. coli que son recurrentes y cíclicos en muchas fábricas.

Tradicionalmente en el mercado asiático, la seguridad y la amplia vida útil se han logrado mediante:

  • Pasteurización, que permite una vida útil ligeramente mayor en condiciones de refrigeración, pero a costa de la calidad organoléptica.
  • Autoclaves y esterilizaciones, que permiten lograr una larga vida útil a temperatura ambiente pero dañan la calidad del producto, lo que conlleva el uso de aditivos para conseguir una calidad organoléptica aceptable.
  • Conservantes, que también modifican el sabor del producto y no prolongan mucho la vida útil, además de ser una de las cosas de las que los clientes intentan escapar.
  • Congelación, que permite alcanzar hasta 12 meses de vida útil mientras se mantengan las condiciones y que puede tener un impacto mínimo en la calidad cuando se realiza correctamente, pero que encarece el almacenamiento y la distribución y resulta poco práctico para los consumidores.

Sin embargo, todas estas técnicas tradicionales tienen algo en común: afectan a la calidad organoléptica general del producto y, como se dijo anteriormente, esto es algo que la mayoría de los consumidores no están dispuestos a aceptar.

Esta es precisamente la razón por la cual se prevé que HPP crezca sustancialmente en el mercado asiático, ya que se adapta tanto a las demandas de la industria como a los consumidores al ser el compromiso perfecto entre la calidad organoléptica, la seguridad y la extensión de la vida útil.

Casos de éxito de HPP en el mercado asiático

En el espectro de diferentes aplicaciones existentes para la tecnología HPP, hay 3 categorías en las que se espera un mayor crecimiento.

Zumos

Por encima de todos los demás sectores, HPP es conocida popularmente como una tecnología de bebidas gracias a nombres como Suja o Evolution, que han liderado en Estados Unidos el desarrollo de una categoría de zumos frescos Premium durante la última década. De hecho, las bebidas representan aproximadamente el 25% de la capacidad total de equipos HPP instalados en todo el mundo y los zumos son mayoritarios dentro de esta categoría.

En el mercado asiático, las bebidas representan aproximadamente el 50% de la capacidad total de HPP, lo cual es normal si se tiene en cuenta que los zumos frescos son omnipresentes en todos los países y han mantenido su lugar en la metrópoli gracias a los vendedores ambulantes y a los recientes bares de zumos que ayudan a crear el mercado y los consumidores perfecto para los zumos HPP.

Caso de éxito: Re.Juve – Indonesia

La compañía indonesia adoptó HPP a principios de 2019 y se convirtió en la primera compañía en los países de la ASEAN en integrar una línea de producción de zumo prensado en frío con tecnología de alta presión de Hiperbaric. También fue pionera en el uso de la tecnología en Indonesia, el tercer país más poblado del mundo.

La tecnología contribuyó al crecimiento de la compañía que se convirtió en la principal marca de zumo prensado en frío del país con más de 71 puntos de venta a finales de 2019.

Caso de éxito: Raw Pressery – India

Raw Pressery fue pionera en 2015 al adquirir un pequeño Hiperbaric 55 para crear una nueva categoría de bebidas premium que compitieran contra las opciones baratas pasteurizadas en los minoristas y los zumos exprimidos ridículamente baratos de los vendedores ambulantes.

Nadie pensó en ese entonces que una pequeña startup dedicada a los zumos premium, exprimidos en frío y HPP pudiera tener éxito en un país donde casi 400 millones de personas vivían por debajo del umbral de pobreza extrema (1,9USD/día) en el día.

Raw Pressery es una de las compañías de zumos más importantes del mercado asiático

Contra todo pronóstico, no solo Raw sobrevivió, sino que alcanzó un éxito impresionante al construir una cultura de marca sólida y mantener una agresiva campaña de marketing. La compañía tiene hoy 3 equipos y está presente en la mayoría de los aeropuertos, centros comerciales y ciudades de toda la India.

Platos preparados

Aunque la aplicación para comidas preparadas sigue siendo uno de los sectores emergentes para la tecnología HPP, cuando se combina con una solución de envasado que permite el uso de microondas, horno o baño maría, ofrece al consumidor comidas preparadas como las de un restaurante de alta calidad pero a un precio asequible.

Esto también se puede aplicar a nivel de restaurante, para organizar la actividad en torno a una cocina industrial donde las recetas se fabrican en grandes lotes, luego envasar en caliente cada receta en bolsas de vacío y procesarlas por HPP para lograr una vida útil de hasta 120 días.

Esos paquetes pueden almacenarse durante varias semanas en condiciones refrigeradas y/o enviarse a los puntos de venta para su reconstitución y servicio, o pueden envasarse en porciones individuales para su venta posterior en los supermercados.

Esto permite que los puntos de venta reduzcan la superficie requerida para las preparaciones de alimentos, así como la cantidad de empleados calificados necesarios para prepararlos, sin mencionar que tener una sola cocina garantiza la estandarización de las recetas, algo esencial para una marca adecuada, especialmente porque la mayoría de las cadenas dependen en franquicias para expansión.

Caso de éxito: The Soup Spoon – Singapur

En 2015, Anna Lim y Andrew Chan, cofundadores de Soup Spoon, una cadena de restaurantes de Singapur cuyo producto principal son los platos de cuchara adoptaron HPP para su ambicioso proyecto: entrar en el comercio minorista.

Sin embargo, ninguna tecnología de conservación y tampoco el uso de conservantes les convenció, hasta que probaron HPP y finalmente encontraron la solución que les permitió alcanzar la vida útil requerida por los minoristas sin poner en peligro su reputación como ‘Souperchefs’.

The soup spoon es una de las compañías de platos preparados más importantes del mercado asiático

Después de nuevos desarrollos en los procesos y el envasado, The Soup Spoon alcanza hasta 120 días en la mayoría de sus recetas y aún más en otras, lo que le ha permitido llegar a países como Taiwán, donde acaban de abrir 5 puntos de venta a finales de 2019.

The Soup Spoon se convirtió en la primera de las tres compañías singapurenses que adoptaron HPP con Hiperbaric, como parte de una estrategia para construir una marca de calidad “made in Singapore” para alimentos en una de las capitales gastronómicas de Asia.

Té y café

El té y el café Coldbrew se convirtieron en una tendencia popular hace unos años y cambiaron un sector que pocos cambios podían experimentar más allá de mezclar el té y el café con ingredientes como el polvo de calabaza para crear nuevas mezclas y productos de temporada.

Sin embargo, la tendencia se puso de moda y rápidamente se hizo obligatorio para cualquier empresa que sirviera café ofrecer café preparado en frío para seguir atrayendo a los consumidores jóvenes. Hoy podemos encontrar café frío en casi cualquier Starbucks en todo el mundo.

Por supuesto, lo mismo se aplica al mercado asiático, sin embargo no es la tendencia de más rápido crecimiento en el sector, ya que hay una fiebre que se propaga más rápido que el coronavirus y eso está haciendo que miles de jóvenes (y no tan jóvenes) hagan cola en los supermercados, el ‘Bubble Tea’.

El producto consiste básicamente en té mezclado o no con leche y azúcar/edulcorantes, servido en un vaso con pequeñas perlas de tapioca y generalmente se sirve frío. Hay un gran espacio para la expansión en este mercado, ya que se espera que la industria alcance los 3.200 millones de dólares en 2030.

La HPP se puede aplicar con éxito tanto a los tés fríos como a los cafés como una técnica para reducir el tiempo requerido para extraer el producto de las hojas o los granos en unos pocos minutos en comparación con la infusión tradicional que lleva entre 12 y 24 horas, pero también para matar las bacterias, levaduras y mohos que limitan la vida útil de esos productos.

Los extractos pueden almacenarse como productos ‘bag-in-box’ para HoReCa o venderse embotellados como productos listos para llevar.

En el caso de ‘Bubble Tea’, HPP podría aplicarse para procesar tanto las bolas de tapioca como los tés y así prolongar su vida útil, lo que permite mezclar esta tendencia con el té frío para ofrecer sabores únicos al tiempo que reduce las pérdidas relacionadas con la caducidad y permite adoptar nuevamente un proceso a escala industrial y eficiente para las marcas.

Debido a todo lo anterior, el mercado asiático tiene un interés estratégico para la tecnología HPP, algo que Hiperbaric previó en 2018 cuando la compañía española y la compañía líder mundial en tecnología abrieron su oficina regional en Singapur para manejar proyectos en la región y apoyar a los clientes existentes. Si desea saber más sobre HPP o visitar y equipar o hacer pruebas, ¡no dude en contactarnos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.