Sostenibilidad e impacto de la tecnología HPP en el medio ambiente

La población mundial está creciendo rápidamente, por lo que cada vez es más importante la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos. El procesado por alta presión (HPP) puede contribuir de manera importante y positiva en el impacto ambiental, ya que su inclusión en los procesos de producción alimentarios puede generar notables ahorros de agua y energía. Además, gracias a la extensión de la vida útil de los productos procesados por HPP, se contribuye a reducir de manera significativa el desperdicio de alimentos. El ahorro de energía y alimentos que promueve el uso de HPP tiene un impacto en toda la cadena alimentaria y, por lo tanto, influye directamente en la protección del medio ambiente.

El rápido crecimiento de la población mundial ha llevado a la necesidad de intensificar la producción de alimentos. En consecuencia, esta necesidad ha incrementado el número de plantas procesadoras. Sin embargo, este aumento en la producción de alimentos y su posterior procesado tiene un alto impacto en el medio ambiente. En este sentido, la sostenibilidad y la minimización del impacto ambiental son temas clave a considerar en el diseño cualquier tecnología y hay algunas categorías a las que es necesario prestar especial atención: consumos energéticos y huella de carbono, consumo de agua y generación de residuos.

El procesado por alta presión (HPP) es una conocida tecnología no térmica que, además de los beneficios en términos de inactivación de microorganismos y los mínimos efectos sobre las propiedades nutricionales y organolépticas de los productos alimenticios, es también ambientalmente sostenible. HPP es una tecnología volumétrica, es decir, la energía del proceso por unidad de masa del producto depende de la cantidad de producto que quepa en el recipiente de alta presión que, a su vez, depende del volumen y la forma del envase. El trabajo del Instituto Noruego para la Investigación de la Sostenibilidad revela por ejemplo, que el tamaño del equipo HPP está correlacionado con el impacto del calentamiento global, informando que cuanto más grande es la máquina, menor es su impacto ambiental. Además, cada tipo de producto requiere diferentes condiciones de procesado, que en consecuencia tendrán diferentes necesidades energéticas. En resumen, es complicado generalizar en las comparaciones con los métodos tradicionales de conservación de alimentos, pero aún así, los datos sugieren que HPP es más sostenible que dichos procesos convencionales.

Sostenibilidad: requisitos energéticos y huella de carbono

Los estudios indican que HPP requiere menos energía por kg o litro de alimento que los procesos térmicos convencionales. El calor se transmite a los alimentos por convección, conducción o radiación, lo que conduce a velocidades de transferencia de calor lentas y tiempos de procesado elevados. En HPP, la presión se aplica instantáneamente en todo el producto y, al ser una tecnología no térmica, no requiere energía para generar calor. Es importante tener en cuenta que se necesita una cantidad significativa de energía para la acumulación de presión. Aún así, se necesita poca energía adicional para mantener el nivel de presión durante el tiempo de mantenimiento, y no hay necesidad de procesos de enfriamiento posteriores. En consecuencia, se estima que el uso de HPP puede conducir a una reducción del consumo total de energía por parte de la industria alimentaria. Un ejemplo más específico del impacto ambiental de esta tecnología, es el que muestra un estudio reciente que comparó la sostenibilidad de HPP y el procesado térmico del zumo de naranja. Resultó que la HPP es más sostenible que la pasteurización térmica, ya que tiene un menor impacto en la mayoría de las categorías estudiadas, como las emisiones de carbono o el impacto en la formación de ozono.

Emisiones CO2

Consumo de agua

Aproximadamente, una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo se atribuyen al procesado de alimentos. Por esa razón, es extremadamente importante reducir el consumo de agua y mejorar la eficiencia de su uso. HPP utiliza agua como medio para la acumulación de presión, sin embargo, dado que este agua no entra en contacto con los alimentos que se procesan, es posible reutilizar la mayor parte reduciendo el desperdicio de agua al. Además, como HPP no usa generadores de vapor, se minimiza la cantidad de aguas residuales, aumentando la sostenibilidad de esta tecnología.

Consumo de agua

Generación de residuos

Los desechos pueden ser de muchos tipos: efluentes líquidos, envases de alimentos e incluso desechos de los propios alimentos.

El procesado HPP ‘in-pack’ se aplica sobre productos ya envasados, por lo que el equipo no está en contacto con el alimento y no se ensucia regularmente; esto supone que no se requieren químicos agresivos para su limpieza. Además, el procesado dentro del envase conlleva que no es necesario esterilizar el envase con agentes químicos. En resumen, se reduce la presencia de productos químicos en los efluentes líquidos.

La sostenibilidad y el impacto medioambiental de los productos alimenticios también se ven influidos por los materiales de envasado utilizados. Naturalmente, una preocupación relacionada con el carácter ecológico de las HPP es el requisito de los envases de plástico. Los productores de alimentos HPP están tratando de superar, o al menos minimizar esta limitación, mediante el uso de envases biodegradables. En consecuencia, ha habido un interés creciente en el ácido poliláctico (PLA), que se fabrica a partir de fuentes vegetales en lugar de petróleo, y el plástico reciclado (rPET). Además, ya se evaluó el impacto ambiental de HPP en comparación con otras tecnologías de conservación de alimentos que utilizan envases de plástico, como los envases de atmósfera modificada (MAP). Se concluyó que la HPP tiene un impacto menor en la mayoría de las categorías medioambientales, ya que requiere una menor cantidad de materiales de envasado y gases alimentarios.

Generación de residuos

Por último, aunque no es menos importante, según el USDA, en los Estados Unidos, se estima que se pierde alrededor del 30 al 40% del suministro de alimentos. En la Unión Europea, se desperdician aproximadamente 88 millones de toneladas de alimentos, lo que cuesta a la población aproximadamente 143 mil millones de euros. En general, el desperdicio de alimentos es responsable de alrededor del 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. HPP ayuda a disminuir el desperdicio de alimentos al reducir los microorganismos patógenos y de descomposición y, en consecuencia, prolonga significativamente la vida útil de los productos alimenticios. Al aumentar la vida útil y la seguridad de los alimentos, se pierden menos cantidades como subproductos de fabricación, los minoristas tienen más tiempo para vender los productos y se reduce la cantidad de alimentos desechados por los consumidores.

Contáctenos si desea saber más sobre la sostenibilidad de HPP, su impacto en el medio ambiente y los múltiples beneficios que esta tecnología puede brindar a sus productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.